El Inicio del camino

En el año 1929, desafiando la fuerza de las estructuras que lo rodeaban, decide iniciar el camino sin senda y sin regreso por el cual transita hasta el final de su vida física, el extracto siguiente  sintetiza el sentido de su acción, presente en todos y cada uno de sus mensajes:

…Sostengo que la verdad es una tierra sin caminos, y no es posible acercarse a ella por ningún sendero, por ninguna religión, por ninguna secta. Ese es mi punto de vista y me adhiero a él absoluta e incondicionalmente.

…Por otra parte, sostengo que ninguna organización puede conducir al hombre a la espiritualidad.

… Sólo estoy interesado en una cosa esencial: hacer que el hombre sea libre. Deseo liberarlo de todas las jaulas, de todos los temores, y no fundar religiones, nuevas sectas ni establecer nuevas teorías y nuevas filosofías……Como he dicho, tengo solamente un propósito: hacer que el hombre sea libre, impulsarlo hacia la libertad, ayudarle a romper con todas sus limitaciones, porque sólo eso habrá de darle la felicidad eterna, la realización no condicionada del ser…

…Sostengo que la única espiritualidad es la incorruptibilidad del propio ser que es eterno, que es la armonía entre la razón y el amor. Esta es la absoluta, incondicionada Verdad que es la Vida misma. Deseo, por lo tanto, que el hombre sea libre, que se regocije como el pájaro en el cielo claro libre de toda carga, independiente, extá­tico en esa libertad…

…Las organizaciones no pueden hacerlos libres. Ningún hombre puede, desde afuera, hacerlos libres; ni un culto organizado, ni la propia inmolación a una causa puede hacerlos libres, ni el formar parte de una organización, ni el lanzarse a una actividad puede hacerlos libres…

Correspondiente a la plática en la que  anunció la disolución de la Orden de la Estrella, en Ommen (Holanda), el 3 de agosto de 1929.