NUEVAS PUBLICACIONES

CON LA PLANTAEn este mes hemos incorporado como novedad un nuevo espacio denominado DIÁLOGOS, en él volcaremos periódicamente mediante un audio conversaciones que Krishnamurti desarrolló con diversos interlocutores  en distintos lugares del mundo. En SU LEGADO  cerramos la serie de “La Conciencia”, con un  tercer texto. Recuerden siempre que encontrarán el resto de lo publicado en esta Sección ordenado temáticamente y EN SINTONÍA, por autores. 

 

LA POSVERDAD

Para bien o para mal, el ser humano es la única especie de esta planeta que busca la verdad, si bien ello a simple vista resulta obvio, no lo es tanto respecto al porque de esa incesante actitud de búsqueda, generalmente vana. Parecería que los medios de comunicación del siglo XXI, con la más sofisticada tecnología, nos han ahorrado la angustia y la incertidumbre de tan infructuosa tarea personal. Ellos la crean, la diseñan y nos la entregan lista para consumir, de esta forma solo nos resta incorporarla para que nuestra mente mecánica actúe en consecuencia. Felizmente, quizás los menos, pueden vislumbrar en esa densa madeja de conceptos premoldeados, el germen de la pérdida del atributo más preciado de nuestra propia naturaleza: la Libertad…

GRIETAS DE AYER, DE HOY Y DE SIEMPRE

Cuando algunas palabras y conceptos se ponen de moda, corremos el riesgo que las cuestiones se vuelvan superficiales o limitarlas al breve tiempo de la coyuntura. Desde el fondo de los tiempos en que el hombre buscó agruparse, terminó “entendiendo” que el mejor modo de preservar al grupo de pertenencia era establecer una frontera (mental o real) entre los unos y los otros. La guerra fue siempre la manera humana de dirimir las situaciones extremas. Es cierto que la Democracia moderna ideó formas institucionales para administrar razonablemente nuestra ¿naturaleza? Pero el ser humano muestra de manera cíclica que su evolución es mas aparente que real y nos enfrentamos cotidianamente al horror de nuestras conductas públicas y privadas, las que grotescamente los medios de comunicación exaltan en un amoral consumismo, muchas veces tan perverso y morboso como aquellos chacales que estimulan quemar a los ejecutores de esos horrores en la imaginaria hoguera creada para negar nuestra responsabilidad como sociedades enfermas. El mejor modo de no superar nunca la grieta es creer que es el simple resultado de la conducta de tal o cual gobierno, en todo caso, solo a veces la estimulan por intereses mezquinos. Parecería que, como los opuestos nos permiten distinguir entro una cosa y otra, lo que de otro modo sería de muy difícil discernimiento para nuestros limitados sentidos, el enfrentamiento nos motiva para emprender acciones que de otro manera nunca desarrollaríamos. La pregunta sería: ¿porque tenemos en la mayoría de los casos que inventarnos una oposición para que nuestra pasión se canalice?

SUICIDIOS PROGRAMADOS

Una prestigiosa Entidad internacional acaba de confirmar, con datos contundentes, la información de que en todo el mundo existe una realidad incuestionable: los ricos cada vez son más ricos y los pobres cada vez son más pobres. Con pocos matices diferenciales, las distintas corrientes políticas mundiales estimulan el consumismo como llave para economías fuertes y sustentables. Las poblaciones, con pocas excepciones,  aceptan casi pasivamente esas formas de vida.

Otro informe, esta vez de la Organización Mundial de la Salud, da cuenta de que los casos de depresión aumentaron globalmente un 20% en los último diez años. En relación directa a ello y de forma muy significativa, nos dice también que los índices de suicidios en el mundo se vinculan directamente, en aproximadamente un 80%,  a esta cuadro psicológico y que el mayor porcentaje en relación a su población se da en los países más opulentos.

¿Será que las personas, más allá de la evidente injusticia social reinante, necesitan algo más que cosas?

LA SOLEDAD

Se difundieron hace poco tiempo algunas datos estadísticos que nos permiten observar que nos encontramos ante un nuevo fenómeno social por el cual cada día son más las personas que deciden vivir solas. Ese dato a simple vista parecería ser indicador de un cambio de vida esencial. Pero, ¿es así? Es indudable que las nuevas formas que van adquiriendo las instituciones familiares tienen una gran influencia en ello. ¿Estamos menos alienados, más reflexivos y observadores y menos atados a las modas y tendencias impuestas? Es evidente que no…La sana soledad (no el aislamiento), nos ayuda enormemente en la comprensión de la realidad, en el acercamiento a la paz y al amor, pero los miembros de la sociedad del siglo XXI  parecen, a rasgos generales y a simple vista , estar muy distantes de ello…

 

LA PESADA HERENCIA

Cualquier argentino que lea el título de esta breve nota inmediatamente lo asociará a la repetida afirmación que realiza el actual gobierno de su país cuando se refiere al anterior, intentando justificar porque no se hace todo aquello que razonablemente la gente espera.

Pero no, intento referirme a otra herencia, que es aún más pesada, que se remonta a mucho más  que a unos pocos años y que nos abarca a todos. Me refiero a aquella que contiene nuestra psiquis y que se encuentra más allá de nuestra mera voluntad personal. Una de las mayores decepciones que se observa en las personas que utilizan técnicas físicas de relajación o prácticas de distintas disciplinas no occidentales, como así también los que leen los llamados libros de autoayuda, es que luego de “sentirse bien” por un tiempo en el marco de condiciones propicias, a poco luego de andar en su vida cotidiana, vuelven a repetir viejos vicios y conductas, sorprendiendose incluso como observadores de sus propias reacciones. Y es que el trabajo es arduo, prolongado y exige una disciplina y un sinceramiento interior muy dificil de desarrollar mientras nuestro ego gobierne a la vista o escondidamente. Observar, comprender y aceptar nuestros aspectos mas oscuros, no es agradable y la mayoría de la gente le escapa, pero justamente y quizás de modo paradojal sea lo que nos sane, ya que es un indicador objetivo de que en ese caso el ego no metió la nariz para distorsionar, justificar o tapar lo que a él no le gusta. Quizás solo señales en el camino sin senda…

 

 

 

 

 

¿QUE VES CUANDO ME VES?

imagen-egoUn conocido tema de un grupo de música argentino posee como estribillo la pregunta que da título a esta nota (llamativamente su nonbre es Divididos). Así como comentabamos en una anterior oportunidad, la incapacidad que muchas veces tenemos de ver las cosas tal cual son, en las relaciones interpersonales observamos el germen de esa distorsión. Tendemos a vincularnos desde nuestro ego, el que impone condiciones para su supervivencia, lo grave es que esa supervivencia generalmente se hace a costa de nuestra integridad. La mayoría de nuestros problemas en la vida de relación se deben a una crónica distorisión de nuestra percepción, vemos a nuestro semejante desde una imagen construida por mil factores o historias personales anteriores y pocas veces los vemos tal cual son. Como ello también le ocurre al otro, nuestros vínculos se convierten en un mero enfrentamiento de imagenes. Parecería que sin conocimiento propio nunca podremos romper ese círculo vicioso

CUANDO NO VEMOS LO QUE ES

kEs evidente que el mundo se conmovió ante el resultado electoral en la primer potencia militar y económica del mundo, pero más allá de lo que cada uno  opine del candidato electo, creo que hay una pregunta que propios y extraños deberíamos hacernos: ¿porque al ser humano le cuesta tanto “ver aquello que no quiere ver”? Parecería algo de perogrullo, pero nos parece que la pregunta nos lleva a una cuestión que tiene más profundidad que un resultado electoral: ¿desde donde miramos? ¿desde nuestras expectativas, nuestros deseos, o esquemas mentales? De nada valieron los aparatos más sofisticados de investigación de opinión, encuestas y sondeos, los más “prestigiosos” analistas quedaron absortos ante el hecho, con el diario del lunes pretendieron explicar, ahora, lo inexplicado antes. Parece que el mayor aparato de propaganda y distorsión de la realidad es algo que está muy cerca de nosotros y que no implica un gran presupuesto para hacerlo funcionar: nuestra propia mente.-

¿En donde está el pasado?

pasadoCualquiera de nosotros que fuese repentinamente interrogado sobre donde ubica en tiempo y espacio al pasado, diría, sin dudarlo: atrás. Pero parece que no todos opinan lo mismo.Los Aymaras, pueblo originario de Sudamérica, denominan al pasado como nayra, que quiere decir en castellano: al frente. Y al futuro: quipá (atrás). Dicen ellos que el pasado está siempre adelante de nuestras decisiones y luego de enfrentarlo recién viene el futuro, dicen que es lo único que realmente conocemos. Concepción sorprendente para nuestras tradiciones occidentales,supuestamente evolucionadas. Recién en tiempos muy recientes (y muchos con serias reservas), estamos comprendiendo en su adecuada magnitud el rol de nuestro pasado, condicionando nuestras conductas y esclavizando a nuestro futuro. Quizás enfrentar y comprender  a “nayra” nos haga libres…

Índices de Pobreza e Hipocresía

pobrezaRecientemente se publicó en la Argentina después de muchos años un real índice de la pobreza de su población. El deterioro evidente y a la vista que ha venido ocurriendo desde hace décadas en la calidad de vida en todos los países no centrales, solo no era perceptible por aquellos que simplemente no querían mirar. Como ahora es “nota”, los periodistas con una súbita sensibilidad buscan opiniones y respuestas, casi siempre superficiales. Dentro de pocos días dejará de ser noticia y nuevamente acapararán las tapas el último asesinato o el divorcio de alguna persona famosa. ¿Que ocurre en el ser humano, que pese a tener hoy todos los medios para asegurar una línea mínima de dignidad para las personas, fracasa en su intento; son los sistemas que no sirven, los dirigentes que elegimos, el imperialismo, los ciclos económicos?  En este modesto espacio de reflexión intentamos acercarnos al meollo de la cuestión, siempre desde otra óptica.

LOS RESULTADOS

juegos olimpicos

No hace mucho tiempo finalizaron en Brasil los Juegos Olímpicos, en ellos  los mejores resultados se miden con medallas de oro. En nuestra sociedad de consumo los resultados se catalogan generalmente como éxitos o fracasos. Ambos( como diría Rudyard Kipling, grandes impostores), solo comprenden nuestra performance en el mundo exterior, en donde además todo a su vez se mide por nuestra presencia o no en las pequeñas o grandes “vidrieras”. Poco tiempo dedicamos a observar que ocurre en el mundo interior de aquellos personajes que entran en el ranking. ¿ Y si no hubiese resultado alguno que perseguir, ni persona alguna que deba juzgar quien ocupará las vidrieras? La respuesta queda abierta…

HAY ALGO MISTERIOSO QUE SUPERA A LAS PERSONAS

BORGES PORTADA 1Se cumplieron hace poco treinta años de la muerte de Jorge Luis Borges, nos conmovía al decir:

El tiempo es la sustancia de que estoy hecho. El tiempo es un río que me arrebata, pero yo soy el río; es un tigre que me destroza, pero yo soy el tigre; es un fuego que me consume, pero yo soy el fuego. El mundo, desgraciadamente, es real; yo, desgraciada­mente, soy Borges”.

Hasta el más genial de los seres humanos se encuentra limitado por sus propios condicionamientos, la realidad siempre es mucho más compleja y sutil que cualquier pensamiento, quizás por eso, “pese a él”, llegue a ser atemporal…

 

UNA PEQUEÑA HISTORIA SOBRE EL EGO

toranzoHace algunos meses atrás fue noticia en la Argentina un accidente vial que tuvo como protagonistas a los jugadores de un club de fútbol, uno de ellos estuvo en riesgo de perder alguno de los dedos de su pie más hábil. Un niño simpatizante del equipo al que pertenece le ofreció sus dedos para que pudiese volver a jugar, ya que él, dijo, no los iba a necesitar tanto, porque se dedicaría en el futuro a otra actividad. Más allá de la ternura que ese acto nos despierta, cabría preguntarse si ese mismo niño con el paso del tiempo haría de corazón una oferta semejante. La obvia respuesta nos marca, con una claridad que muchas veces ningún discurso o conferencia puede brindarnos, el obstáculo que es la construcción del ego en nuestra psiquis para que el amor se encuentre efectivamente en nuestros vínculos interpersonales. Sin llegar a excesos, como podría ser en el caso una mutilación, lo cierto es que en muchas supuestas pequeñas cosas no estamos dispuestos a desprendernos de nada que atente contra nuestra imaginaria preservación. No lo hacemos solo con las cosas, sino también con nuestra ideas, nuestras creencias, nuestra ideologías o simplemente con una circunstancial postura. La inmensa mayoría de los problemas y conflictos con nuestros  semejantes surgen de esa fuente. Es  que el “soltar” en cualquiera de sus formas es para nosotros una ardua tarea…

LOS DUEÑOS DE LA VERDAD Y OTRAS CUESTIONES

lo-otroPor siglos hemos desesperado por encontrar la verdad. Algunos han sostenido que la misma albergaba en Dios, otros en el mundo material y otros, simplemente,  han negado la capacidad del hombre por alcanzarla. Si bien es una cuestión claramente discutible, si el ser humano está dotado de esa cualidad, muchos (especialmente los que detentan el poder), se han convertido en múltiples momentos de la Historia en dueños de, por supuesto, las verdades que ellos afirmaban como tales. En ese adueñarse, han cometido en un sinfín de oportunidades las más atroces de las matanzas y exterminios, sin distinción de ideologías, religiones o culturas. Y es que la idea de lo absoluto y su “propiedad” parece legitimar cualquier conducta.

En lo individual, nuestro ego, siempre presto a realizar todas aquellas acciones que permitan su crecimiento, se involucra constantemente tratando de manipularla para su propio beneficio.

El afamado cuento de Andersen “El traje nuevo del Emperador”, en el que todos los que lo rodean le impiden a él el contacto con la realidad (que se encuentra simplemente desnudo), nos demuestra una vez más que el interés propio en todas sus formas y matices es el primer obstáculo para acercarnos a lo que es y, en el caso, solo el desinterés del niño permite ver a través de su  claro cristal.

EL OCIO QUE ANGUSTIA

compuLa  Sociedad de Consumo nos suministra permanenente y sistemáticamente productos para mantenernos entretenidos y, por ende, intentando (generalmente con éxito), que tengamos el menor tiempo posible disponible  para la observación y el conocimiento propio. La inmensa mayoría de las personas pasan sus días de este modo. Cuando muchas horas se destinan al trabajo rutinario el entretenimiento ocupa un lugar secundario, pero en época de vacaciones, donde se tiene todo “el tiempo” disponible, surgen llamativas situaciones como síntomas de la alienación en la que deriva nuestro diario vivir: conflictos de pareja recrudecidos, enfrentamientos entre padres e hijos, aburrimiento… Por “suerte” las nuevas tecnologías nos brindan  ahora un escape: se puede estar en una playa consultando el celular, en el hotel conectado con internet o concurrir a una sala de juegos donde miles de personas se amontonan y se excitan frente a un paño, una ruleta o una máquina. Se estima que  dentro de no mucho tiempo la industria del entretenimiento será la principal actividad comercial en el mundo. ¿Que es lo que nos impide estar simplemente con nosotros?      

EL CAMBIO CLIMATICO Y NUESTRO NO CAMBIO

cambio 2Allá por julio del 2014, bajo el título “Deterioro del medio ambiente, deterioro del ser humano”, informábamos brevemente sobre las conclusiones de los más reconocidos científicos mundiales respecto al cambio climático, a cuyo texto remitimos (para aquellos que les interese).

Recientemente se celebró en París la pomposamente llamada “cumbre” sobre el cambio climático, aún con los ecos de la masacre terrorista. Sería necio y negativo decir que no pasó nada, ya que por lo menos se coincidió (politicamente esta vez), en lo irreversible del aumento de temperatura del planeta, sus causas centrales y la tendencia al futuro. Pero, lamentablemente, esto parecería una gota en el mar del desastre ecológico.

La pregunta que corresponde hacer, si pretendemos ser serios en la cuestión es: ¿los habitantes de esta planeta (en particular los de los países desarrollados), están dispuestos psicológicamente a bajar drásticamente sus hábitos de consumo? Si esto no es así, poco puede esperarse, ya que los políticos no harán nada que la gente no exiga. El tiempo que demandará la sustitución de las fuentes de energía convencionales por las no contaminantes, los intereres gigantescos que giran alrededor de los combustibles fósiles y el eventual mantenimiento (o incluso el crecimiento, en particular en los países aún en desarrollo), del ritmo de consumo, nos augura el peor de los escenarios futuros.

Solo un drástico cambio cultural, producto de un radical cambio de modo de vida, sustentado en un hombre distinto, puede ser la puerta de la esperanza. Lo que para muchos durante largo tiempo solo fue una utopía romántica, hoy es, a no dudar, el único camino…